Archivos para febrero, 2010

Desde la Secretaría General…

Publicado: 16 febrero 2010 en General


Ruth Padilla DeBorst

Febrero 2010
Santa Rosa de Santo Domingo, Heredia
Costa Rica

hermanos y queridas hermanas de la Fraternidad Teológica Latinoamericana:

Contienen los mismos ingredientes, pero ¿cuál es la diferencia entre un batido de manzana, maracuyá y mandarina y una ensalada de frutas con manzana, maracuyá y mandarina? Así es: aunque se van entremezclando sabrosamente los jugos y sabores, en la ensalada se distinguen las diversas frutas. En cambio las frutas en el batido han sido licuadas para crear una bebida homogénea en la cual uno ya nunca podrá distinguir la manzana del maracuyá o esta de la mandarina.

Podemos preguntarnos: ¿cuál de ambas imágenes ejemplificará mejor lo que Jesús tenía en mente cuando oró por sus discípulos –presentes y futuros—, rogando intensamente por su unidad (Juan 17)? “Juntitos pero no revueltos”, reza el dicho. Una ensalada de diversidad en la cual cada ingrediente aporta su singularidad al todo y en la cual, combinados, brindan placer al ojo y al paladar. Me atrevo a afirmar que esa es la imagen más apropiada.

Y, seamos honestas y directos: ¿no es cierto que dentro de nuestra Fraternidad existen marcadas diferencias? No ocurre que miembros bien intencionados, que amamos a Dios y queremos apasionadamente vivir en su servicio, diferimos en infinidad de maneras? Estilos de adoración y espiritualidad, formas de expresión, plataformas políticas, propuestas de transformación social, fórmulas económicas… Algunas somos más manzanos. Otros más maracuyá. ¡En su gracia, Dios no nos hizo a todas mandarinas! Ni requiere que borremos nuestras distinciones. Tampoco ordena que en su cuerpo nos agrupemos por rubros homogéneos. Nos invita, en cambio, a ser una variada ensalada que lucha por ensamblarse sin amalgamarse y así le da placer a nuestro Creador y brinda sabor al mundo.

El poema épico del payador Martín Fierro exhorta:

“Los hermanos sean unidos
que esa es la ley primera
porque si entre ellos se pelean
los devoran los de ajuera”

En este época de tradicionales y nuevas barreras y polarizaciones políticas, sociales, económicas y teológicas, dispongámonos a encontrarnos, a dialogar, a tender puentes. ¡Y hagamos nuestra la oración de Jesús: “Que sean uno para que el mundo sepa que Tu (Dios) les amas”!

Ruth Padilla DeBorst


Fraternidad Teológica Latinoamericana
www.ftl-al.org
contacto@ftl-al.org

Anuncios